Diario El País, 26 de abril de 2020

“Las aseguradoras se preparan para una crisis incierta por la caída de ingresos y el aumento de los gastos. Según fuentes del sector, el descenso de facturación superará el 6% hasta marzo y eso pese a que enero y febrero son meses buenos porque es cuando se firman contratos anuales.

¿Por qué un golpe tan duro para el sector? Unespa cree que “la paralización de ventas de coches y viviendas se traduce en un parón en la comercialización de seguros de automóvil y de hogar”. En los próximos meses “emergerá una siniestralidad que está latente porque ahora solo se atienden las reparaciones urgentes”, apunta González de Frutos. Y cita coberturas voluntarias de los automóviles, como las lunas picadas o deficiencias menores en el hogar. “Los asegurados presentarán estos partes cuando la vida vuelva a la normalidad”, añade.”

Ver artículo completo

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR

Aviso de cookies
×